Tecarterapia - Diatermia

La TECAR terapia, que significa literalmente Transferencia Energética Capacitiva y Resistiva, es una forma de termoterapia de calor endógeno que tiene cada vez más importancia en el ámbito médico y de la fisioterapia por su extraordinaria eficacia en el tratamiento de traumas y patologías del aparato locomotor.
El principio en que se basa esta terapia es el calor endógeno producido con corrientes senoidales de alta frecuencia (500 Khz), aplicadas a través de electrodos a la parte del cuerpo donde se desea producir la acción terapéutica.
Aunque la terapia basada en calor se conoce y se utiliza desde hace mucho tiempo para el tratamiento de dolor articular y muscular, sólo con la llegada de esta nueva tecnología, que es capaz de generar calor en el interior de los tejidos, se han hecho progresos sustanciales en términos de eficacia y de resultados.


LAS VENTAJAS TERAPÉUTICAS DEL CALOR ENDÓGENO
En las técnicas tradicionales como infrarrojos, ultrasonido o láser, la aplicación de calor se hace desde el exterior (calor exógeno) pero este método resulta en una pérdida rápida de la temperatura en su propagación por el cuerpo; en el calentamiento por contacto, por ejemplo, el calor aplicado disminuye al valor basal de 37° C después de unos pocos milímetros de penetración.
El calentamiento endógeno producido por la tecarterapia se da, como consecuencia del paso de corriente, en el interior de la parte del cuerpo tratada (por esta razón también se llama Diatermia) y permite obtener una distribución de calor homogénea, profunda y particularmente cómoda también en profundidad.
Otro punto importante de la tecarterapia consiste en el hecho de que el terapeuta, utilizando adecuadamente las modalidades de tratamiento y los niveles de energía, es capaz de dirigir y determinar el efecto terapéutico con una alta precisión.

ACCIÓN ANTIINFLAMATORIA, ANALGÉSICA, ESCARIFICADORA
El rápido movimiento alterno de cargas eléctricas a través de los tejidos produce, por efecto Joule, un aumento de temperatura que incrementa el volumen de sangre en la zona tratada.
Hecho, el calor abre el círculo precapilar y capilar (hay hasta 100.000 capilares por cm3 en los tejidos) que aumenta el suministro de oxígeno y nutrientes a los tejidos y estimula el sistema linfático facilitando el drenaje de los líquidos presentes entre las paredes capilares y las membranas celulares, (espacio intersticial).