¿CUAL SERÍAN LOS PRINCIPIOS DE BASE DE LA OSTEOPATÍA?

La Osteopatía contempla el hombre como una única unidad funcional, en la cual las varias partes que la componen (músculos, huesos, visceras, sistema circulatorio, sistema nervioso y sistema linfático) están en continua relación dinámica y colaboran para mantener la armonia y el bienestar del individuo.
A empezar de profundos conocimientos de la anatomía humana, el osteopata analiza la persona en su globalidad, buscando en las disonancias internas de la persona, la causa de la disfunción.
El estudio osteopatico se actúa a través de algunos sistemas funcionales:
- el sistema estructural, entendido como un conjunto de huesos, músculos y articulaciones que aseguran a la persona la posición erecta y la deambulación;
- el sistema visceral, que comprende todo el conjunto de órganos internos, que a menudo refieren problemas a la estructura y que alteran la postura;
- el sistema cráneo-sacral: este sistema empieza con la presuposición que los huesos del cráneo tienen un movimento continuo debidos a factores intrínsecos al cráneo mismo, que producen una ligera expansión ritmica del cráneo y una ligera subida del hueso sacro. Este movimiento se transmite a través de la tracción que ejercen las membranas durales (dura madre) que involucran el cerebro y la médula espinal hasta el sacro. 

El sistema cráneo-sacral es relacionado a muchos sistemas que están sometidos a su influencia y viceversa. 
El sistema fascial, constituido por vainas de tejido conectivo, involucra todas las partes del cuerpo contribuyendo en esta manera a formar la unidad funcional que es el cuerpo humano.